Agricultura organica

En nuestra época post-industrial la gente dispone de una mayor cantidad de recursos financieros y de un tiempo libre cada vez mayor. Los rápidos transportes del siglo XXI facilitan el desplazamiento de un lugar a otro, aumentan la rapidez y la comodidad. El enorme flujo de información que recibe el hombre moderno despierta su curiosidad por conocer otros países y otras culturas. La globalización de los procesos económicos, en definitiva, se traduce en una concepción más global del mundo, donde las fronteras ya no son un obstáculo para el que quiere conocer otras realidades. El turismo es un fenómeno social irreversible que genera una serie de consecuencias fundamentalmente económicas: tiene un efecto beneficioso sobre la balanza comercial de los países que reciben viajeros del exterior e, internamente, distribuye el ingreso, ya que el dinero ganado en una zona se gasta en otra, mejorando las condiciones de vida de las

comunidades locales. Las actividades turísticas, por su importancia, en algunos países han alcanzado el alcance de verdaderas industrias, dando un gran impulso a transportes, alojamientos, agencias de viajes, etc., así como a la organización de museos, espectáculos, pistas deportivas, etc., que se habilitan especialmente para el servicio del turista.

Tampoco debemos olvidar las compras que el turista hace de recuerdos, objetos y productos típicos o de otra índole para llevarse a su país. Teniendo en cuenta todas estas ventajas del turismo, en la actualidad y a partir del segundo cuarto del siglo XX, en la mayoría de los países turísticos, el Estado u los organismos públicos toman una serie de medidas, cuyo objetivo es fomentarlo y crear o impulsar las actividades necesarias para su desarrollo.

Los países que proporcionan gran cantidad de turistas (turismo activo) se denominan países emisores de turismo, mientras que los que lo reciben (turismo pasivo) se califican de países receptores de turismo. Estos últimos cuentan con un importante patrimonio turístico, por ejemplo bellezas naturales y artificiales, historia, cultura, etc., mientras que los países emisores de turistas cuentan con un alto nivel de vida y un gran número de habitantes con recursos económicos suficientes para destinar una parte de ellos a viajes turísticos.

La geografía del turismo es una parte de las ciencias geográficas. Se dedica a estudiar los factores que influyen sobre el desarrollo del turismo: – Factores naturales: entre estos destacan la situación geográfica del país, su clima, su naturaleza, el relieve, la flora y fauna, ayudando a desarrollar el turismo climático, paisajístico, deportivo o balneario.

La proximidad a mares, océanos y playas es un importante factor para el desarrollo del turismo vacacional; – Factores económicos: algunas realidades económicas pueden estimular la concurrencia de los turistas o, al revés, disuadirlos de su decisión de viajar. Tales son las infraestructuras en transporte, alojamiento, restauración y servicios, al igual que el nivel de los precios que, en todo caso, es importantísimo factor; – Factores sociales y políticos: pueden estimular el turismo adoptando medidas de protección y facilidades para el sector, desde una legislación más favorable hasta créditos más ventajosos para la construcción de establecimientos turísticos.

Cuando un país promueve una política de hostilidad, intolerancia, discriminación o xenofobia, es lógico que no sea muy atractivo para los extranjeros y viceversa; si se muestra amistoso, tolerante y hospitalario, será preferido por quienes quisieran viajar; – Factores demográficos: por una parte, la densidad, la distribución y la ocupación de los recursos humanos determinan la cantidad de personas con recursos y deseos para viajar.

Por otra parte, estos mismos factores son decisivos para la cantidad y calidad de servicios turísticos en el país receptor; – Factores históricos y culturales: influyen en las necesidades culturales y en la curiosidad de las personas, en sus intereses generales y profesionales, en el afán de nuevos conocimientos y variedad de impresiones. Este grupo de factores es el más numeroso porque incluye desde los monumentos históricos y arquitectónicos de un país, la música, la pintura, las Artes Plásticas, hasta las tradiciones y la cocina del pueblo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *