Persiste en tus metas

¿O sólo es una buena idea lejana? Si sólo lo ves como algo lejano, como algo que «deberías hacer», cambia ya. Estás construyendo tu futuro ahora, así que aprovecha el tiempo imaginando lo que quieres ser. Piensa en tus objetivos. Cada minuto que pienses en ellos es un regalo. Mira, si la vida no es como te gustaría que fuera, ¿sabes quién es el responsable? Tú.

No caigas en la trampa de echar la culpa a los vecinos, los políticos, los empresarios, los compañeros, los amigos, los enemigos, el frío o el calor. Tampoco se trata de suerte porque lo que la suerte unas veces te da, otras te lo quita. Se necesita algo más sólido. Seamos serios, ¿quién es el último responsable siempre? ¿Quien tiene en su mano levantarse del sofá y ponerse en marcha? Tú y sólo tú. Tú tienes que tener tus propios objetivos. Nunca los de otros. Son tus propios objetivos los que te darán fuerza. Podrás conseguir toda la disciplina que necesites siempre que te dirijas a tu meta.

Podrás romper cualquier barrera y ser feliz durante el viaje. Porque el secreto de la vida es que te guste lo que haces, que te apasione lo que haces, que disfrutes por el camino porque sabes que hay premio. Método 3: El Héroe. La técnica de los mejores actores para conseguir lo que quieren Si actúas como tu ídolo es fácil tener disciplina. Personas atrapadas en la situación más difícil salieron del bache imitando a su héroe. Imitando, sin más. Gente que no creía poder romper una adicción, que no sabía cómo actuar ni eliminar un mal hábito lo consiguió sentándose en calma e imaginando cómo actuaría su modelo. Cuanto más se metió en el papel, más fácil fue.

persistencia

Se práctico: imita a alguien con éxito. Como lo oyes: imítalo. Si actúas como tu ídolo serás el ídolo. Si actúas como alguien que tiene disciplina tendrás disciplina. Por ejemplo, elige actuar como alguien que está en forma. Si le imitas, si te metes en su papel, tendrás disciplina para hacer al menos hoy diez minutos de ejercicio. Y ve más lejos: ¿Si fueras ese emprendedor millonario cómo actuarías diferente? ¿Cuánto te concentrarías? ¿Qué proyectos atacarías hoy mismo? Si te metes en el papel de tu ídolo aparecerán por arte de magia una serie de disciplinas que te harán la vida más fácil. ¿Te has dado cuenta que algunos actores son tan buenos que parece que no actúan, que son así? ¿Y sabes cómo lo consiguen? Visualizando todo el tiempo a su personaje, pensando como él y sintiendo como él. Una demostración de que no nacemos con o sin disciplina, sino de que adoptamos lo que vemos.

También somos actores en un papel. Utiliza esto a tu favor para romper con la falta de disciplina que te está matando. Como un buen actor, elige el papel que quieres. Puedes elegir ser el emprendedor que monta un imperio. O ser ese encantador de serpientes con enorme facilidad de trato con la gente. O ser el hombre eficaz que consigue siempre lo que se propone. O el redimido que pasó de una vida de excesos a hacer deporte y estar a tope. Meterte en un papel tiene un efecto radical en cada célula de tu cuerpo. En varios test científicos se ha demostrado que gente que sólo se imaginaba practicando deporte (sin moverse) superaba físicamente a gente con sus mismas costumbres pero que no visualizaba.

Nuestro sistema nervioso manda mensajes al cerebro sobre lo que quiere, y este obedece. ¿Cuántos buenos deportistas visualizan el partido antes de jugarlo? ¿Cuántos ganadores de medalla olímpica contaron cómo se imaginaron la carrera final que acabaron ganando? Primero vivieron la experiencia en su cabeza, con los movimientos y la carrera al detalle. Algunos, incluso tras ganar de verdad, confesaron no saber al principio si había sido su imaginación o si habían ganado realmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *