Ayudas a la agricultura

En materia de agricultura y desarrollo rural, la política de la Unión Europea en cuanto a ayudas se refiere, es la denominada Política Agrícola Común o PAC, la cual ha sido objeto de enorme atención a lo largo de los últimos años.

Con frecuencia se la ha criticado, pero ¿cuántos de nosotros comprenden realmente sus objetivos, su funcionamiento y su evolución?.

agricultura

Al igual que ha ocurrido con la agricultura de la UE durante los últimos 50 años, la PAC ha ido modernizándose y ha sido siempre una política dinámica, ajustada a las necesidades de nuestra sociedad. Con el tiempo ha ido evolucionando hasta ser objeto recientemente de una serie de reformas fundamentales que habían ido acordándose desde 2003. Y su relevancia sigue siendo considerable.

La ciudadanía está preocupada por los precios de los alimentos, exige alimentos seguros y de alta calidad, desea ver el campo bien cuidado y quiere que la UE adopte medidas contra el cambio climático y que desarrolle una política equilibrada de energía renovable.

La PAC, por un lado, enlaza con todos estos temas, y por otro, con las relaciones entre la PAC y los agricultores, que también han visto cambiadas: los reglamentos actuales son más sencillos y flexibles, realizando un mayor énfasis en la viabilidad y la eficiencia para responder a las fuerzas del mercado, las ayudas de la comunidad europea en la actualidad está basada en incentivos para la agricultura sostenible y alicientes para que los agricultores cuiden el campo.

La Comisión Europea aspira a ofrecer a los agricultores el apoyo adecuado sin perder de vista las necesidades generales de los consumidores, el mercado y la sociedad.

El resultado, de este tipo de acciones, debe ser una UE con un sector agrícola, una economía rural y un medio ambiente sostenibles.

Hay quienes dicen que Europa ya no necesita una política común y que la gran variedad existente entre las condiciones agrícolas de los 27 Estados miembros obliga a gestionar la política agrícola a nivel nacional. Nosotros discrepamos de ello. No nos gustaría ser testigos de una «renacionalización» de la política de desarrollo agrícola y rural. La PAC debe seguir siendo común, porque gestionar la política agrícola y de desarrollo rural a nivel comunitario ofrece la ventaja de garantizar la igualdad entre todos los agricultores de la UE, limitar los gastos y asegurar el respeto de las prioridades comunitarias en el conjunto de la Unión.

Las ayudas y la financiación conjunta del presupuesto de la PAC y los presupuestos nacionales y regionales, son ejemplos de las numerosas medidas que ofrece el capítulo de la PAC dedicado al desarrollo rural de la PAC.

Estas medidas se aplican principalmente en tres áreas:

  • la mejora de la competitividad de los agricultores (mediante, por ejemplo, subvenciones para maquinaria, ayudas para que los agricultores jóvenes se erijan en empresarios o sigan cursos de formación profesional);
  • El medio ambiente y gestión de las tierras (por ejemplo, regímenes agroambientales, medidas relacionadas con la silvicultura y ayuda financiera para los agricultores de las zonas agrícolas montañosas o difíciles por otras razones);
  • diversificación económica y calidad de vida (por ejemplo, fomentando las actividades de turismo rural, la renovación de los pueblos y la protección del patrimonio rural).

Estas medidas tienen un coste económico pero, a cambio, la sociedad se ve recompensada con un campo que se mantiene vivo, un sector agrícola sostenible y un desarrollo rural que a largo plazo se transforma en beneficiosos para toda la sociedad, pero el futuro viene cargado de desafíos para la agricultura europea, que deberá hacer frente al cambio climático, y la necesidad de conservar y gestionar los recursos hídricos y la preservación de la biodiversidad.

El cambio climático ya está afectando a los ciclos de cultivo y obligara a adaptar significativamente las técnicas de gestión agrícola.

En un contexto donde los precios de los productos básicos aumentan y la competencia mundial por los recursos básicos crece, los agricultores de Europa también deben responder al desafío de mantener la producción de alimentos, basados en la calidad de los mismos, a precios razonables y cumplir con su papel, cada vez más importante, como productores.

agricultura

La opinión es que la UE avanza en la dirección adecuada pagando a los agricultores

directamente en vez de subvencionar sus productos, especialmente si los agricultores deben demostrar que cumplen normas medioambientales y de otro tipo. Asimismo, la mayoría apoya que se destinen más fondos al desarrollo rural.

Por lo tanto, estimamos previsible que la UE por medio de la PAC, mantendrá su curso y ayudará a los agricultores a centrarse en el mercado y cultivar de forma más sostenible, al tiempo que responden a los nuevos desafíos y oportunidades que la agricultura, el desarrollo rural y la sociedad en general tienen ante sí.

Un comentario sobre “Ayudas a la agricultura”

  1. Hola

    Soy un nuevo agricultor y acabo de conocer vuestro blog, me ha parecido genial vuestro trabajo y si no os importa os seguiré leyendo.
    En referencia al artículo en concreto decir que yo también opino que sería un error la renacionalización de la política de desarrollo agrícola y rural pero también opino que tiene muchas cosas que se podrían mejorar.

    Un saludo y buen trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *